La mentira más grande del mundo

http://elhorizonte.mx/a/editorial/6770

La mentira más grande del mundo
Mamá de Rocco
Por la mañana los domingos suelo pasear por mi ciudad, hay días que elijo ir a lugares abiertos a caminar, me gusta observar el momento, las costumbres, lo que hacen los que me rodean, la forma en que sienten y se procuran.

Particularmente este domingo pasado fui a San Pedro de Pinta y me dio mucho gusto observar familias muchas familias, de las más diversas divirtiéndose al aire libre. Me gusta mucho admirar las relaciones familiares en los momentos más triviales como el de enseñar a un niño andar en bicicleta o enseñar a una mamá andar en patines.

Me llamó la atención algo que creo que es un nuevo modelo aprendido, carreolas súper poderosas último modelo, en donde viajan bebés solitarios y desesperados, me tocó observar una familia que traían la carreola más espectacular que habré visto últimamente, el bebé lloraba sin parar, mientras los dos padres sólo empujaban desconectados la carreola con la esperanza, supongo, de que ese artefacto hiciera magia y calmara a su bebé, los seguí con la mirada y mi pensamiento positivo para ellos fue cárgalo, anímate cárgalo, ésa es la solución, pero no funcionó ellos no se conectaron a mi pensamiento, ni a nada que me hubiera gustado. Llegaron a su carro y de la carreola al car seat sin ningún tipo de conexión o búsqueda de empatía para su bebé. No puedo hacer juicios, no conozco su historia, pero es algo que a menudo veo sucediendo.

Soy fiel seguidora del pediatra español Carlos González, toda su sabiduría en este tema me apasiona, en su visita a Monterrey habló de este tema, me gusta citarlo porque es muy congruente y sensible;

“No te ama porque le abrigas o le compras juguetes, o cuando sea mayor le vas a pagar la universidad, te ama porque eres tú, porque eres su madre, y aunque no tenga frío y no tenga calor y no tenga sed, te sigue amando y por eso quiere estar contigo todo el rato”.

Me encantó escucharlo y recordé cuando yo tuve a mi hijo, los primeros meses fueron un eterno abrazo, nada importaba y obvio no faltaron los comentarios bien intencionados de lo vas a embracilar, jijiji a lo que yo al principio respondía con refunfuños, después bajé la guardia y me dedique a disfrutar la maravilla de tenerlo en mis brazos, eso es uno de los regalos más grandes que me he y le he dado a mi hijo y le ha impregnado de seguridad y un sin fin de beneficios que no acabaría de mencionar.

Llevar o portar al cuerpo a sus hijos es la clave, pueblos de la mayoría de las diferentes partes del mundo y que llevan decenas de miles de años haciendo lo mismo, separados y sin el más mínimo contacto entre ellos, pueblos que tienen lenguajes totalmente distintos, culturas diferentes, religiones, comidas y sin embargo cuidan a sus hijos de la misma manera, tal vez nos debería preocupar que nosotros la sociedad occidental del Siglo XXI seamos los únicos que lo hacen distinto, porque ni siquiera la sociedad occidental del Siglo XIX lo hacia como nosotros.

Si quieren ver más sobre el tema, les recomiendo entren a mi YouTube y podrán ver unos clips de la ponencia del doctor Carlos González, muy interesante y a considerarse, más doctores como él por favorcito. Búscame en todas las redes sociales como la Mamá de Rocco.

Sígueme en mis redes:

Facebook como La Mamá de Rocco, Cynthia Robleswelch.

Twitter como @lamamaderocco

WordPress, Vine y Pinterest como LA MAMA DE ROCCO, CYNTHIA Robleswelch

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s