Respira

http://elhorizonte.mx/a/editorial/7829

Unknown-4

8:20 de la mañana, para mí muy temprano todavía, vengo de vuelta del cole de dejar a Rocco, manejando tranquila, (lo que me permite mi entorno), en el camino busco escapes, rutas que me dejen ver lo verde, parques, árboles, para que en mi trayecto encuentre visualmente fotografías que me mantengan en mi sintonía.

Pasando por un parque muy lindo que me gusta, pero que casi no frecuento, pensaba en mi época de estudiante, yo estudié hace ya no me acuerdo cuántos años en la UDEM, Licenciado en Ciencias de la Información y Comunicación y parece que fue ayer, pero a la vez parece que fue hace tanto tiempo; soy una persona sumamente distinta a aquella que rondaba los pasillos de la universidad, aquella modelo, ávida de reconocimiento, que se entristecía porque no había igualdad, pero que a la vez estaba muy metida en el juego del ser alguien destacada, que la gente admirara por sus diferentes atributos y cualidades.

Volviendo a mi trayecto, la verdadera frustración que me sigue desde aquellos años de universidad es la falta de empatía, hoy no es un día que merezca la pena contar, pero es uno de tantos días que sucede lo mismo, manejando y en mi sintonía zen, en un alto en donde hay que ceder el paso y me doy cuenta que una mujer va con cero conexión, ida, sin empatía y que encima se pasa ventajosamente; inmediatamente la rabia sube por todo mi cuerpo y casi caigo en el juego, estuve a punto de pitarle, en una especie de reclamo, pero me frené y solo observé el cuadro, ella se pasó el alto, casi provoca un accidente y encima fue para poder llegar a estar parada a unos cuantos metros en el semáforo siguiente. No hay forma de saber lo que ella estaba pensando, ni es algo que realmente interese, solo veo que es el reflejo de la sintonía en que anda la mayoría de las personas, en una especie de limbo, en un especie de ‘yo’, y pienso que la única forma de revertirlo es cambiar cada quien sus hábitos y actuar con respeto y empatía, si lo hacemos, se empieza a notar, porque nuestros hijos lo ven, y lo replican, y aunque sea un mínimo aporte a nuestra sociedad, así van creciendo las cosas buenas.

Hoy ya hace no sé cuántos años que estudié en la universidad entiendo que los procesos y los cambios que me han tocado vivir han sido únicamente por la necesidad de respetar mi esencia e ir experimentando y atreviéndome a ser más yo, antes no recuerdo haber contemplando una montaña y seguro que fui de las que andaba en la lela, pasaba todo el día ahí al lado de las montañas en la universidad y nunca las miré, “estudiando” entre ellas; hoy, no veo la hora de que amanezca para poder contemplarlas y me den la paz que necesito en momentos de locura.

La semana pasada estuve en un taller, Re, Retorno al Reino, de Santiago Pando en Centro Amayal y él decía algo bien importante, en la medida en que  uno se enfoque en lo que se requiere, en la madre tierra, en la naturaleza y se vaya desintoxicando de tanta información, deje la saturación a un lado, y empiece a observar a contemplar, el entorno se expande e innatamente empiezas a ser más selectivo hasta en lo que volteas a ver, y poco a poco tu conexión con lo que tú necesitas crece y se vuelve una medicina, la mejor medicina.

Aprendí también en el curso de Inteligencia Emocional de @atentamente que, cuando uno es consciente de su respiración, y hace altos en su día para intentar dejar descansar su mente tendrá una recompensa, una mente más tranquila y con más capacidad para definir lo que quiere y cómo lo quiere. Te invito a hacerlo, pon un par de alertas en tu celular, espaciadas en el día en los momentos más congestionados de actividades,  yo las llamé, ‘paro de respiro’, y de ringtone ponle una música que te sea agradable, suave, y en cada recordatorio, haz un alto, intenta ponerte consciente de tu respiración estés donde estés, y si te es posible medita por un par de minutos, si te agarra en una junta de trabajo seguro hazlo de igual forma, sonríe y respira, siente el aire que entra y te llena y cómo sale, verás que eso hará la diferencia.

Escúchame por el 90.5 de FM Radio UDEM todos los miércoles en punto de las 09:00 horas. Búscame en Twitter e Instagram como @lamamaderocco y Facebook como La Mamá de Rocco, Cynthia Robleswelch.keep-calm-and-respira-profundo-4-1 Unknown-4 Unknown-3

Anuncios

2 thoughts on “Respira

  1. wencess 30 noviembre, 2014 / 20:35

    Hola Cynthia, leí tu publicación en un momento muy oportuno este Domingo. Gracias por recordarme lo que tiene uno que hacer seguir en la sintonía que uno quiere. Abrazos

    • LA MAMA DE ROCCO 16 diciembre, 2014 / 2:42

      aqui estamos y viene lo bueno Wences, agarrate… todos andamos en las mismas pero la actitud la actitud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s